Parque eólico en Torbeo?

   La publicación en el Diario Oficial da Galiza (DOG) de la solicitud administrativa previa al estudio de impacto ambiental del parque eólico denominado Treboada, la proximidad con el denominado Ventumelo (este ya situando parte de las torres en el concello de Ribas de Sil), la colocación de una torre para medición de vientos en el monte vecinal de Torbeo, los distintos planos de localización y delimitación de los parques en tramitación y estudio, hacen verosímil la instalación de algunas torres en los limites de nuestra parroquia. Son los vecinos que forman parte de la junta que administra la Comunidad de Propietarios de Montes Vecinales quienes están participando en las gestiones previas con la empresa interesada. A la Comunidad de Propietarios corresponde la gestión del patrimonio común de montes vecinales pero ello no debe implicar que el resto de vecinos, residentes en el pueblo durante mas o menos tiempo, carezcan de toda información al respecto como viene ocurriendo. La instalación de torres supondría un cambio radical en el paisaje de Torbeo y hay muy distintas opiniones con respecto a su impacto ambiental. La rentabilidad para la comunidad es también discutida y hay antecedentes en Galicia en los que cuando no hubo acuerdo con la renta anual ofrecida por el propietario del parque se ha recurrido, lo permite la norma, a la expropiación del terreno que se ha efectuado a precio de saldo, “no es oro todo lo que reluce” que dice el refrán castellano. Por distintas razones hoy no hay unanimidad a la hora de defender las bondades de estas instalaciones y desde luego no ayudaran a la designación de la Ribeira Sacra como Patrimonio Mundial de la Humanidad, si se vuelve a insistir en la propuesta.

   Seria aconsejable hacer publica la información con respecto a este tema, antes de tomar decisiones irreversibles; cuantas torres se piensan instalar, que terrenos se van a ocupar, cual es la oferta económica, a que se piensan destinar los recursos generados, etc..


 “Estas nuevas instalaciones, que representan un nuevo ‘ mini-boom eólico’, se están poniendo en marcha “arrasando con los derechos de los propietarios”, según critica José Antonio Diéguez, presidente de Ventonoso, un colectivo de propietarios.

-En los últimos años, la Xunta recortó los derechos de comunidades de montes vecinales y de propietarios, de tal forma que las empresas tienen muy fácil acceder a procesos de expropiación con bajos precios del suelo.

-En el caso de parques eólicos que se vayan a instalar en un monte vecinal, la Xunta eliminó el trámite de prevalencia. Antes, como el monte vecinal es de utilidad pública, había que hacer un trámite de prevalencia para ver qué utilidad pública primaba, si la del parque eólico o la de la comunidad de montes. En la práctica, la Xunta siempre se burló de los montes vecinales y le concedía la prevalencia en todos los casos al parque eólico, pero ahora se eliminó ese trámite, con lo cual se puede reducir hasta en un año el proceso administrativo del parque, y se deja a las comunidades de montes sin derechos….

-El Gobierno gallego acaba de modificar la legislación de prevención de incendios para obligar a que el propietario mantenga sin arbolado 200 metros alrededor de cada aerogenerador. Con esa disposición, ahora la empresa ni siquiera tendrá que expropiar grandes superficies. Podrá expropiar una pequeña parte a bajos precios y exigirle al propietario que mantenga sin arbolado la parte restante.


O Diario Oficial da Galiza (DOG) someteu nesta cuarta feira a información pública a solicitude administrativa previa e o estudo de impacto ambiental do parque eólico Treboada, que afectaría os concellos de Castro Caldelas, Chandrexa de Queixa, A Pobra de Trives e San Xoán de Río.

Segundo a documentación achegada pola empresa, Wind Grower SL —creada en 2019—, constaría de doce aeroxeradores e unha potencia total instalada de 50 megawatts (MW), xusto o límite para poder tramitar o proxecto a través da Xunta da Galiza e esquivar o Goberno estatal.

Mais cómpre salientar que este parque carecería dunha das infraestruturas esenciais, a subestación transformadora de enerxía, xa que se conectaría directamente á do parque eólico Ventumelo —nos municipios da Pobra de Trives, Ribas de Sil e San Xoán de Río—, cuxo promotor é Wind Hero SL. O administrador de ambas as sociedades é o balear Antonio Mascaró Gomila. Este proxecto tería as mesmas dimensións: doce turbinas e 50 MW.

Porén, non son os únicos eólicos proxectados na contorna da Ribeira Sacra: Neboada, Orballeira e Xeada situaríanse nos concellos de Larouco, Quiroga, A Rúa e Vilamartín de Valdeorras, e detrás deles tamén está Antonio Mascaró.

Todos estes parques, que están en fase de tramitación mais aínda non foron publicados no DOG, terían tamén doce turbinas e unha potencia de 50 MW. Aliás, os tres últimos compartirían as infraestruturas de evacuación.

Muíños na zona candidata a Patrimonio Mundial

Dúas das tres alternativas formuladas pola promotora situarían entre sete e dez turbinas eólicas dentro da zona de amortecemento do Ben de Interese Cultural (BIC) da Ribeira Sacra, isto é, o espazo delimitado para "reforzar a protección do ben e as súas condicións de implantación no territorio".

Con todo, todas as opcións exploradas afectarían de forma notábel a Área de Especial Interese Paisaxístico (AEIP) da Ribeira Sacra, xa que as aspas dos aeroxeradores alcanzarían os 180 metros de altura e serían visíbeis desde o espazo protexido. Tamén desde a AEIP do Val do río Navea, a escasos metros das instalacións. De feito, a poligonal do parque abranguería no seu interior parte do núcleo de ambas as áreas de interese paisaxístico.

Cómpre lembrar que na Ribeira Sacra, en concreto en Paradela, xa están operativos dous parques eólicos: un homónimo e outro denominado Serra das Penas. Nós Diario fixérase eco o 18 de agosto de 2019 da denuncia da plataforma Stop Eólicos, que advertía que estes dous proxectos poderían "prexudicar" a candidatura da Ribeira Sacra a formar parte do Patrimonio da Humanidade da Unesco.

De feito, o informe do Consello Internacional de Monumentos e Sitios (Icomos, polas siglas en inglés) ratificou o pasado xuño que o "impacto visual" dos muíños "dificulta" a concepción unitaria do territorio e supón "unha obstrución visual para apreciar a ligazón entre os mosteiros e os ríos". Tamén fixo alusión, no documento xustificativo do "non" á candidatura galega, a "factores que afectan o territorio" como os mencionados, que "non deberían estar permitidos dentro das lindes" dunha área candidata a ser nomeada Patrimonio da Humanidade.

En Chandrexa de Queixa, así mesmo, están en funcionamento desde comezos de século os parques Pena da Cruz e Serra do Burgo.

Outras afeccións

No que atinxe á fauna, a empresa admite a presenza na contorna de dúas aves protexidas, a aguia real e a tartaraña cincenta —recollida como "vulnerábel" no Catálogo Galego de Especies Ameazadas—, que se verían prexudicadas "pola perda do hábitat, posíbeis colisións co tendido e a destrución de niños por rozas".

Así as cousas, os núcleos habitados de Argas Vellas e Vilardá (San Xoán de Río) ficarían a 580 e 860 metros respectivamente dos muíños máis próximos, e o impacto acústico oscilaría entre os 36 e os 46 decibelios, ao límite do máximo permitido.

O promotor do parque, Antonio Mascaró, tivo problemas coa Xustiza de Balears

Antonio Mascaró Gomila, que na década de 1990 ostentou un cargo directivo na Banca March, foi imputado en 2006 pola Xustiza balear acusado dun presunto delito de estafa no marco do 'caso Royaltur'. A acusación particular, exercida polo empresario hoteleiro Jaime Moll, pedíalle seis anos de prisión por, supostamente, ter urdido unha estratexia para desposuílo do seu patrimonio —12 estabelecementos valorados en 216 millóns de euros— a través da empresa Alcázar, prometéndolle unha contía de 90,1 millóns que nunca se tería pagado. Porén, o xuíz non atopou indicios de delito.

Mascaró tamén se viu involucrado no 'caso Andratx', unha trama urbanística na que se lle acusaba de participar —mais sen chegar a condenalo— a través de Inversiones Bruja SL.

..Wind Grower SL, cuyo administrador es Antonio Mascaró y uno de sus hijos. Prevé construir doce aerogeneradores, diez de 4,2 megavatios y dos de cuatro megavatios. En total 50 MW. Se ubicarán entre los municipios de San Xoan de Río, Castro Caldelas, A Pobra de Trives, Chandrexa de Queixa y Ribas de Sil.

En el proyecto ya se advierte de que está diseñado “para albergar futuras ampliaciones”. En el documento se estudian tres alternativas de ubicación de los aerogeneradores, de las que dos de ellas supondrían situar diez dentro de las zona de amortiguamiento del Bien de Interés Cultural (BIC) Ribeira Sacra.