La plaza del concello, una vez terminada la residencia de la tercera edad, luce así de bonita, con un aire modernista que la hace singular.