Una curiosa sentencia del Juez de Primera Instancia de Quiroga, año 1863, en la que se acusa a Manuel Vázquez, “Pimba de Torbeo”, de “usurpación de funciones y estafa”. Se ordena su arresto y que “se halle ausente de las siegas de Castilla”.