El cesped de la playa fluvial, en San Clondio, no necesita riego.-