La laboriosa y artesanal restauración del edificio que fue la cantina del “Purrelo” embellecera la entrada a Torbeo.-