Prados todavía “frescos” proporcionan excelente alimento a las vacas. (8)