lunes, 21 de junio de 2010

El seis de Septiembre de 1890, el corresponsal en Quiroga de la GACETA DE GALICIA da cuenta, en una particular e interesante crónica, primero de la desaparición de Isidro González, vecino de la parroquia de Torbeo y a continuación de la “visita” de un inspector al Ayuntamiento.

Sr. Director de la GACETA DE GALICIA
Septiembre 6 de 1890
Mi querido amigo: Hace unos días que se presentó en este Juzgado de primera instancia un sugeto indicando la desaparición de Isidro González vecino del pueblo de Nogueira de la parroquia de Torbeo en el inmediato Ayuntamiento de Rivas del Sil, viudo, labrador de unos cincuenta y cuatro años de edad, el cual venia cobrando una pensión de treinta reales mensuales por una cruz que había recibido en la gloriosa campaña de Africa.
El ilustrado señor juez D. Amadeo Domínguez aparentando no darle importancia á la desaparición denunciada procuró adquirir todos los datos y noticias para conocer la causa de la desaparición y descubrir las huellas del desaparecido.
Sus gestiones han dado eficaz resultado.
En la noche de anteayer se presentó al Juzgado una comunicación del alcalde de Rivas del Sil con referencia a los datos adquiridos del alcalde de barrio de Torbeo, participándole, que el cadáver del Isidro se hallaba con una soga arrollada al cuello en la márgen del río Sil y en el paraje llamado Cubela términos de dicho Torbeo.…………¿Fué homicidio ó suicidio? Se ignora.
El hecho aparece envuelto en el misterio más profundo. Como medida preventiva fueron detenidos un hijo del interfecto que es fátuo, su criada Manuela Corral y un hijo de ésta, que eran los familiares del Isidro……………
Hablé con el hijo de la Manuela…..A preguntas que hice á este sugeto me contestó que el interfecto no tenía más familia que el hijo fátuo : que pensaba uno de estos días hacer un documento dejándole todo á la criada, imponiéndole la obligación de cuidar al hijo……………
Por más que el hecho está subjúdice tendré el gusto de comunicar á usted cuantos datos adquiera. Creo ajenos al crimen á la criada y al hijo de ésta, una vez que de la vida del Isidro dependía el heredarles su fortuna.

Sigue la razia conservadora en este distrito. El gobernador de esta provincia de Lugo que debe ser un conservador achapado, como aquí se dice ó de pura sangre envió un delegado de su dignísima autoridad al inmediato Ayuntamiento de Rivas del Sil para inspeccionar la gestión administrativa del mismo.
Aquí dan otra forma á la noticia: dicen “vino un delegado para tirar el Ayuntamiento de Rivas del Sil” y me parece más grafica y significativa la frase.
Nada nos extraña ni tenemos que censurar porque el señor gobernador mande inspeccionar la gestión administrativa de un Municipio cualquiera; la moralidad en la administración la desean y persiguen todos los partidos políticos y especialmente el partido liberal; pero aquí no se trata de eso; se trata de buscar un pretesto para la destitución del Ayuntamiento de Rivas del Sil, sustituyéndole por otro adicto á la causa conservadora. Difícil me parece la empresa.
¿Quién es el delegado que ese simpático gobernador envía para desempeñar las difíciles funciones de inspeccionar los actos administrativos en Rivas del Sil?.
Pues admírese usted señor director, es Don Nicolás Miguez, inspector de policía en Lugo, que será muy competente en el oficio que hizo célebre en esa ciudad al histórico Chamochin, pero que en asuntos administrativos está peor que una de esas infelices criaturas que por no haberse remojado en las aguas del bautismo se encuentran encerrados en las oscuridades del limbo.
Le acompaña como secretario Don Pastor López, jovencito simpático, eso si, pero más hábil según noticias, para correr tras bellezas de fácil acceso, que para auxiliar en la inspección á un delegado de la talla del de Rivas del Sil.
También llegó á esta villa otro delegado con objeto de inspeccionar y formalizar la contabilidad de su municipio.
Desengáñese el gobernador de Lugo; aquí son inútiles esas molestias; el pueblo rechaza como en todas partes con odio y repugnancia al partido conservador, que en su afán de conseguir el poder y de sostenerse en él no repara en medios de ningún linaje, sin tener en cuenta que las camisas de fuerza no fueron hechas para hombres cuerdos.
Aun cuando el gobernador de Lugo mande delegados y delegados puede tener la seguridad y debe decírselo así al gobierno que el diputado por este distrito será siempre Don Vicente Quiroga Vázquez, liberal consecuente hijo dignísimo de este hermoso país, querido y apreciado de todos en este distrito, que lo elevarán de nuevo por la unanimidad del sufragio á la representación nacional, pese á quien pese.
Nada más por hoy tiene que decirle su afectísimo.
El Corresponsal

Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com