lunes, 3 de abril de 2017

La Ruta de A Cubela en “Un Plan Infinito”, el blog de “una viajera observadora, comprometida y solidaria…”

Y esta frase de Mario Benedetti encabeza su blog “No vayas a creer lo que te cuentan del mundo, ni siquiera esto que te estoy contando, ya te dije que el mundo es incontable” 
La autora se define: “Soy una viajera observadora, comprometida y solidaria que cree en el viaje como método de aprendizaje, como una de las mejores formas de establecer relaciones humanas, incluso como terapia y como modo de vida.”
La lectura de cada uno de sus viajes es, además de útil para aquellos que quieran repetirlos, muy amena y recomendable. Comprobarlo si querréis en https://unplaninfinito.com/


 La Ruta de A Cubela es otra de las preciosas rutas señalizada que nos permiten adentrarnos en la Ribeira Sacra, no es de las más conocidas, al no ser muy accesible, pero  nos permite  caminar por el medio de bosques frondosos, pueblos de montaña, en su mayor parte despoblados y  viñedos que producen algunas de las variedades de uva más cotizadas; mencía, treixadura, garnacha…
El paisaje característico del cañón del río Sil se muestra en toda su belleza a lo largo del itinerario ; bosques de castaños, madroños, ruinas invadidas por la vegetación y unas vistas impresionantes.
Se trata de una ruta circular que comienza en el pueblo de Castro de abaixo , alcanzando la altura máxima con la llegada al  pueblo de Torbeo, donde podemos visitar su iglesia románica, para luego bajar por el camino de invierno hasta el meandro de A Cubela, todo esto  en  un recorrido de casi 15 kilómetros de dificultad media; en el que además de la arquitectura tradicional, también tendremos la posibilidad de admirar parte del patrimonio románico , así como  las terrazas o cultivos en socalco de los viñedos,  que dan origen al vino con denominación de origen Ribeira Sacra.
Después de encontrarnos de frente con el  meandro de A Cubela  continuamos nuestro recorrido bajando hasta llegar a la aldea de A Cubela, recientemente restaurada y que mantiene el encanto de las viejos pueblos de montaña, además de una  situación privilegiada.
Desde e allí y a tan  sólo cinco kilómetros de recorrido,  llegaremos de nuevo a Castro de abaixo esa vez el itinerario transcurre entre matorrales y bosque mediterráneo ; con las mejores vistas del río y el olor a lavanda.

No cabe duda de que  la belleza natural de la  Ribeira Sacra  impresiona y sus paisajes sobrecogen,   pero si algo  deja realmente absorto al que lo contempla es la puesta de sol sobre el Cañón del río Sil;  es ahí cuando la Ribeira Sacra  muestra  toda su imponente belleza.

Recorrido: Circular
Longitud: 14.7 Km (4 horas) Dificultad: Media












Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com