martes, 24 de marzo de 2015

Filomena Arias “..Probablemente la más importante curandera de Galicia”

    Ya en otras ocasiones hicimos mención a las distintas publicaciones que han dedicado atención a Filomena Arias y todos en Torbeo conocemos y valoramos la importancia que en el pasado siglo tuvo esta “curandeira”  por sus “obras y milagros”, pero también como excelente  difusora del nombre de  nuestro pueblo, no en vano es reconocida por muchos estudiosos del tema como “probablemente la más importante curandera de Galicia”.
     En esta ocasión retomamos el tema para hacer mención a  ANTON PATIÑO REGUEIRA (ya fallecido) cuyo empeño por  estudiar y dar a conocer a esta “sabia” y por ende a Torbeo no le fue nunca suficientemente reconocido. También reproducimos integro el articulo que en el año 2000 publico Ángel Arnaiz recogiendo información de primera mano que le suministraron David (nieto de Filomena) y algunos vecinos mas del pueblo.     
     Dejamos para otro momento la publicación también de varias entrevistas que sobre Filomena le hicieron a la siempre recordada Sra. Ubalda quien conocia y relataba con admirable detalle los últimos años de la “bruxa”.

            FILOMENA ARIAS, "A Meiga de Torbeo"
                  ANGEL ARNAIZ GONZÁLEZ - Monforte de Lemos
 
            Cuando se quiere estudiar algo relacionado con las creencias, tradiciones, supersticiones o cualquier otra manifestación de la cultura popular de Galicia, es necesario tener en cuenta un factor determinan­te: el de que Galicia es un "finisterre", tal como afirma el etnógrafo Joaquín Lorenzo Fernández.
            En el terreno de lo espiritual, es preciso tener en cuenta que todo cuanto el pueblo cree y cuenta tiene un fondo histórico y real. No siempre podemos llegar a saber cuál es éste, pero es innegable que el pue­blo no inventa nada. Se limita, ante el hecho real y en el transcurso del tiempo, ha ido adornando, com­pletándolo, dándole carácter literario, popularizándolo, hasta el extremo de ocultar, casi por completo, el fondo que le dió origen, pero siempre con base en hechos y sucesos reales.
Esta transformación llega a ser de tal magnitud que se suele perder lo real quedando solamente lo fantástico; de ahí la dificultad de aprovechar estos datos de forma científica, pero no por ello son menos valiosos para el conocimiento de un pueblo, de sus creencias y supersticiones, de sus tradiciones, en definitiva de su cultura popular.
            Filomena Arias Armesto, conocida popularmente como "a meiga de Torbeo", fue un singular caso de curanderismo y adivinación en la Galicia profunda de finales del siglo pasado y principios del actual. Su fama fue tal que, a Torbeo, pequeña aldea del municipio lucense de Ribas de Sil, acudían gentes de toda la geografía gallega, León, Ponferrada y Asturias, en busca de sus milagrosos remedios y de sus visiones.
            Personas que siendo niñas la conocieron y que todavía recuerdan vivamente los ataques que le daban a Filomena, “el mal” que la transformaba, fueron las que nos proporcionaron los datos que  sirven de base a estas líneas, que no pretenden ser otra cosa que un pequeño homenaje a esta "sabia", posible­mente la última de una saga de singulares personajes que, conocidos como "bruxas" o "vedoreiras", fueron durante siglos punto de referencia de muchas gentes desesperadas y enfermas en las tierras del sur lucense de Lemos y Quiroga. El antecedente documentado de Filomena Arias quizá esté en Magdalena das Pereiras, alias la "vedoreira de Canide", condenada por bruja en Monforte en 1646.
            Torbeo, localidad natal de Filomena Arias, es una pequeña aldea enclavada en el municipio de Ribas de Sil. Torbeo es una tierra alta, de robles, castaños y vides, que mira al rio Sil, el viejo y aurífero cauce fluvial que explotaron los romanos.
            En Torbeo, donde todavía vive el nieto de Filomena, David Arias, sesenta años después de la muerte de esta "bruxa", casi todos los vecinos de cierta edad cuentan historias y hechos fantásticos atri­buidos a la "meiga". Todos tienen su base real, pero con el paso del tiempo, muchos de ellos se han ido transformando, popularizándose, hasta tal punto que dudamos respondan a lo que en realidad sucedió en su momento.
            Filomena Arias nació en la década de 1870 en Torbeo y murió en abril de 1938, en Salgueiros, lugar perteneciente a la aldea de Vilachá, en el municipio de Pobra do Brollón. Aquí, en la denominada "Casa do Garrido", vieja, cansada, enferma, desahuciada y pidiendo limosna, fue acogida por Ana González, que la atendió los dos últimos años de su vida. De Vilachá fue trasladada, en una camioneta, a la loca­lidad de Rairos donde se le practicó la autopsia y fue enterrada. El dictamen médico certificó su óbito por edema pulmonar e insuficiencia cardiaca.
            La singular historia de la "meiga" comenzó una tarde, de un día tranquilo en la serena aldea de Torbeo. Filomena, una joven normal y dispuesta, participaba con otras mujeres del pueblo en un "fia­doiro", casa en la que se reunían para coser. En un descanso de la faena, salió a beber a la fuente de Cruz do Barrio, próxima a la casa en la que las mujeres desarrollaban su tarea.
        Según testigos presenciales, cuando regresó de la fuente a la labor, Filomena ya no era la misma. Entró ladrando en el "fiadoiro" y, presa de fuertes convulsiones, comenzó a golpearse la cabeza contra las paredes. Sus compañeras tuvieron que sujetarla hasta que se le pasó el ataque y se calmó.
        De acuerdo con la versión de una vecina octogenaria de Torbeo, cuya madre vivió este extraordi­nario suceso, desde entonces Filomena quedó poseída por varios espíritus y periódicamente, por peque­ños espacios de tiempo, caía en un trance que le permitía ejercer sus artes adivinatorias y de curación.
        Filomena, según nuestra informante, rondaría los treinta años cuando fue supuestamente poseída en el extraño suceso de la fuente de Cruz do Barrio.
              En tiempos de religiosidad, en los que se atribuían al diablo todos estos hechos, los vecinos la lle­varon al párroco para que le practicase un exorcismo y expulsara a los espíritus de su cuerpo.
            Siempre según la versión de nuestros informantes, vecinos de Torbeo, incluido su nieto, el exor­cismo se llevó a cabo y el ritual tuvo lugar en las inmediaciones del templo parroquia1, puesto que Filomena, desde su "posesión", se resistía a pisar la iglesia y demostraba clara aversión por el clero.
        Sujeta por vecinos de la aldea, el sacerdote llevó a cabo el rito del exorcismo y, de acuerdo con nues­tra testigo, el párroco logró sacar del cuerpo de Filomena dos de los cinco espíritus que tenía. Al pare­cer, esos miasmas, salieron por su boca en forma de perro. Los otros tres se quedaron en su cuerpo, "puesto que sólo podían salir por los ojos y de hacerlo, Filomena se quedaría ciega", afirma nuestra informadora.
        Estos entes fueron, según aseguran 1os vecinos, los que la hacían caer en trance y le facilitaban sus dotes adivinatorias y artes curativas. .
David Arias, nieto de la famosa "meiga de Torbeo", a sus 72 años, sigue viviendo en la aldea en la que vio la luz su abuela. David todavía recuerda el miedo que pasaba de niño cuando le daban los ata­ques a su abuela que la transformaban en la "sabia" que daba respuesta a todo tipo de consultas y que recetaba pócimas "milagrosas" para cualquier enfermedad.
        David, hombre afable y de charla pausada, cuenta que su abuela era analfabeta y que siempre habla­ba en gallego. Sin embargo, cuando le daba el ataque, cuando le venía "el mal" como dice David, se transformaba por completo y hablaba un perfecto castellano.
            Asegura su nieto que "el mal" le daba, más o menos, cada 24 horas y el trance en que caía Filomena duraba un par de horas. Recuerda David que las convulsiones era la señal del inicio de la transformación. Una vez que cesaban, repetía la palabra "chavaras" varias veces, lo que quería decir que las con­sultas podían comenzar.
            David todavía recuerda casos que solucionó su abuela. Entre los más llamativos relata el de un padre que acudió a la "meiga" con su hijo enfermo de ictericia y entre los ingredientes de la receta de Filomena figuraba polvo de hueso humano.
        Pero quizás, la adivinación fuese su don más preciado. Cuenta su nieto que muchos de los que vení­an a consultarle, antes de que hablasen, ya les decía ella lo que venían a preguntar.
        La faceta visionaria de Filomena es la que más recuerda la gente y la que más ha calado en el ámbi­to popular. Todas las fuentes consultadas aseguran que sus vaticinios eran exactos, en la práctica tota­lidad de los casos.
        Sara González, de 67 años, hija de la mujer que recogió a Filomena los últimos años de su vida en Vilachá, asegura que a la "meiga" cuando le daban los ataques comenzaba a ladrar y realmente se trans­formaba en otra persona, afirma que su rostro se transfiguraba y hablaba a gritos. Añade Sara que a Dios le llamaba "Manolón".
        Filomena Arias Armesto fue madre soltera de un solo hijo, Domingo. Tuvo como compañero al vigués David Bascoy Iglesias, con el que convivió en Torbeo hasta que fue desterrada a Monforte, allá por el año 36. En la capital de Lemos vivió algún tiempo en la Plaza de Os Chaos y acabó con sus hue­sos en Vilachá, Pobra do Brollón, donde fue acogida, como ya apuntamos, en "Casa do Garrido", su última morada.
     David Bascoy, según relató su nieto, por expresarlo de algún modo, era el responsable del tinglado administrativo y económico que giraba en tomo a Filomena en sus años de fama. Este vigués que, según parece, fue a ver a la "bruxa" en busca de remedio, se quedó con ella. Él era el encargado de escribir las recetas que dictaba Filomena en sus trances y también vendía los milagrosos evangelios. Según el nieto de la "sabia de Torbeo", el negocio que generaba Filomena fue, durante muchos años, de lo más floreciente y además de las visitas que, a diario, recibían en Torbeo, la "meiga" se desplazaba a las ferias de Quiroga, Sarria y Monforte, entre otras.

Sirvan estos apuntes de pequeño homenaje a esas mujeres y hombres que de un modo u otro ate­soraron un saber popular que pusieron al servicio, desinteresado unos e interesado otros, de aquella gente que le tocó vivir en una Galicia profunda y olvidada, que hoy empieza a ver la luz. Filomena Arias, quizás, fue el último ejemplo, al menos en la provincia de Lugo, de una estirpe de "sabias" que ya son historia, parte de nuestra cultura tradicional.

En cuanto a Antón Patiño, organizador de los cinco “CONVIVO GALEGO PORTUGUES DE MENCIÑEIROS E CURANDEIROS”*  el diario EL PAIS del 8 de Mayo de 2005 se hacia eco de su muerte;

Antón Patiño Regueira, librero, pintor y poeta
 
XOSÉ MANUEL PEREIRO (El Pais 08/07/2005)
Antón Patiño Regueira, que falleció el pasado miércoles en Vigo y ayer fue enterrado en el cementerio de Monforte de Lemos (Lugo), era oficialmente librero. Pero además de serlo (era propietario de Librouro, quizás la librería gallega de referencia, fundó la Asociación de Libreros de Galicia y promovió la Feria del Libro en Vigo) fue una fuerza telúrica -o dionisiaca- de la naturaleza a la hora de poner en marcha cualquier actividad cultural en el sentido más amplio del término, personalmente o para ayudar a otros. "Antón Patiño Regueira, librero y señor", lo describió el pintor Urbano Lugrís.
Nacido en A Coruña en 1919, Patiño se formó en las sociedades libertarias y librepensadoras -Germinal, Resplandor en el abismo- que florecieron en la ciudad gallega en los años anteriores a la Segunda República. Exiliado a Buenos Aires en busca de oxígeno político y para poder casarse con la que fue desde entonces su compañera, Munda Pérez Sobreira, allí se introdujo en los círculos de intelectuales del galleguismo republicano (Luis Seoane, Eduardo Blanco-Amor, Ramón Otero Pedrayo, Celso Emilio Ferreiro).
A su regreso a España, a mediados de los años sesenta, trajo con él los prohibidos textos teóricos del nacionalismo y publicó por su cuenta la edición de bolsillo del más relevante de todos ellos, Sempre en Galiza, de Alfonso Daniel Castelao. Distribuyó desde Librouro todos estos libros, junto con los de Ruedo Ibérico y cualquier edición antifranquista. Fue también artífice del regreso a España de Eduardo Blanco-Amor y del éxito editorial de su novela más conocida, A esmorga.
Pero la energía de Patiño Regueira no se agotaba en los libros. Padre del pintor Antón Patiño, suegro de la pintora Menchu Lamas y tío del también artista Reimundo Patiño, fue asimismo un aplicado paisajista (firmaba sus obras Patiño o vello) y centró los últimos años de su vida en la poesía: compuso más de doscientas elegías -que denominaba Prantos- a sus amigos muertos. Fundó decenas de asociaciones micológicas por toda Galicia; fue un destacado filatelista; empeñó tiempo y esfuerzos en organizar encuentros de curanderos de Galicia y Portugal, y editó varios libros con las experiencias relatadas en ellos.
Los últimos actos públicos en los que participó, el pasado mes de abril, fueron las presentaciones en A Coruña y en Monforte de Lemos de su libro Memorias de ferro (A Nosa Terra, 2005), un retrato de todos aquellos compañeros de juventud librepensadora -a los que el llamaba los no alzados- asesinados pese a que, como dejó escrito, "sólo estudiaban y debatían para mejorar el mundo". Que fue lo que Patiño, que logró sobrevivir, hizo.-

Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com