jueves, 7 de julio de 2011

El seísmo que asolo Lisboa en 1755 y afecto a toda la península, en Torbeo duro “tres credos”…

En 2008 la Publicación da Academia Auriense-Mindoniense de San Rosendo -RUDESINDUS-  publica un estudio   de Domingo Luis González Lopo: “Sacudidos en los cuerpos y en las almas. La actividad sísmica en Galicia durante la segunda mitad del siglo XVIII: un análisis de sus efectos materiales y espirituales”  en el que  también se aporta información sobre aquel terremoto en Torbeo y los pueblos y comarcas   vecinas de Quiroga, Puebla de Tribes, Valdeorras o Castro Caldelas.-
                                  
“Hoy a las nueve y media de la mañana estando en la casa del dicho Señor Martín de Puga, en el Pazo, tembló toda la casa y se sintió el temblor de tierra en las vecindades. Duró dos ó tres credos” (P. Sarmiento)” Así dejaba anotado en su diario de viaje el P. Sarmiento la experiencia de que fue testigo la mañana del sábado uno de Noviembre de 1755 mientras se hospedaba en el Pazo de Souto, situado en la parroquia orensana de Santa Marina de Aguasantas (Allariz). Aquella mañana Lisboa quedó asolada en pocos minutos, primero por el temblor, luego por un maremoto y, finalmente, por el fuego, que sin control consumió libremente durante días el corazón de la ciudad. También en Galicia, como en otros lugares de España y de los continentes europeo, africano y americano, se experimentaron los efectos de aquel devastador seísmo, que imprimieron honda huella en el ánimo de sus habitantes….
…Para establecer la duración del seísmo…”Algunos de los informantes prefieren emplear como término de referencia, al igual que el P. Sarmiento en la cita con que abríamos este trabajo, uno de carácter religioso, que no por ello ofrece más garantías pues el temor también es susceptible de acelerar el ritmo de las plegarias. Para los vecinos de Xunqueira de Ambía duró cuatro credos, para los del Coto de Torbeo (hoy forma parte del ayuntamiento de Ribas de Sil), tres, y, finalmente, para los de San Andrés de Camporredondo (Ribadavia) dos credos o dos salves.”

…El temblor no se desarrolló de manera uniforme, y las descripciones de lo sucedido en Lisboa lo dividían en tres periodos separados por dos intervalos. Los más observadores –y menos aterrados, sin duda- fueron capaces de detectarlos también en Galicia. Así sucedió en Puebla de Tribes, donde dicen “que tembló por tres ocasiones que pudo ser en el término de medio quarto de hora”; en Valdeorras, “en que hubo tres temblores de tierra por espacio de medio quartto de ora”, y en la localidad tudense de Santa María de Salceda (Salceda de Caselas), donde “asegúrase que fue por tres vezes y estas todas serían de tiempo de cinco a seis minutos”. Uno de los movimientos fue breve y menos violento, tal vez por ello pasó desapercibido para algunos y eso explicaría que dividan el terremoto en dos movimientos, como ocurre en Laza, Verín, Castro Caldelas, Sobrado de Tribes, Baños de Molgas y Vilarmeao (Viana do Bolo).

…Los efectos del terremoto fueron muy moderados a tenor de lo que informaron las autoridades, aunque cabe establecer una distinción geográfica, pues su impacto disminuye de Sur a Norte y de Oeste a Este. De hecho en Montefurado, hoy perteneciente al lucense municipio de Quiroga, en el extremo sudoriental de Galicia, son parcos en dar noticias; así D. Jose Campo y Losada se limita a decir que, “pareze
según se llegó a percibir dar un medio temblor la tierra”. En Lugo, donde los regidores se reunieron en la mañana y la tarde del 1 de Noviembre, no hicieron ninguna referencia al seísmo en las actas hasta que reciben la carta del Intendente…
... En Monforte de Lemos, sin embargo, se cuarteó la torre del reloj del Colegio de la Compañía -cuya reparación “reedificando el último cuerpo en la misma forma que tenía”, contrataron en Agosto de 1765- y aparecieron grietas en la cúpula de la iglesia y otras partes del edificio…

No fue el de 1755 el único temblor de tierra que padeció Galicia durante el siglo XVIII, que parece haber sido –en especial en su segunda mitad- una centuria de gran actividad sísmica en el Noroeste peninsular. En 1753 se habían sentido ya algunos movimientos tectónicos, son probablemente a los que se refieren como término de comparación los relatores de algunos de los informes que hemos manejado, y del que tenemos un buen ejemplo en la declaración de los vecinos del Coto de Torbeo, que dicen: “aterró sobremanera a los vecinos de este pueblo por ser mayor que otros sucedidos en años antecedentes”….
…La tierra volvería a temblar el 31 de Marzo de 1761, a mediodía, y en esta ocasión, a pesar de que los expertos sitúan el epicentro en la misma zona que el de 1755,…. En Orense los regidores, que se encontraban reunidos en consistorio salieron huyendo despavoridos, si bien no nos dejaron constancia en los libros de acuerdos ni de incidencias ni de daños padecidos. Sí es de reseñar lo mal que funcionaba el reloj que marcaba el tiempo para los orensanos, pues mientras en las demás ciudades se señalan las doce del mediodía, con pequeñas variaciones, en ésta se fija a las dos menos dos minutos. También en Lugo sus efectos debieron ser más sensibles que en 1755: “… causando gran mobimiento por lo bisible en todos los edificios del que motibó dexaren los más de los Abitadores sus casas buscando el Refuxio en el despoblado en el crezido Sobresalto que los motibó llegando a ser tan efectivo en la torre mayor de la yglesia Cathedral que ocasionó el que con su crezido mobimiento lo hiziese el mazo de la Campana de Relox haziendo en ella el mobimiento como de repique, sin que hasta ahora se supiese de ninguna ruina, daño ni desgracia…”

A. H. P. O., A. M. O., Caja 291. Informe de la Jurisdicción de Torbeo

Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com