viernes, 8 de enero de 2016

Historias de la "lotería" que nos alegran...

Luisa no quería lotería, pero se la guardaron

www.lavozdegalicia.es
A una de las ganadoras del gordo no le gustaba gastar en estos sorteos, pero el camarero del bar le apartó un décimo...
«A min non me gusta a lotería». La frase tiene su gracia, porque es de una de las personas a las que le tocó el gordo del Niño en el sorteo del miércoles. Se llama Luisa Núñez, trabaja como limpiadora del Ayuntamiento, tiene un hijo a punto de cumplir 18 años, un marido en paro y una casa a medio reformar. Vamos, que los 200.000 le vienen estupendamente. Pero no parecían para ella porque, ya está dicho, a ella no le gusta comprar lotería. Puestos a jugarse los cuartos, prefiere La Primitiva, que no cuesta veinte euros. Menos mal que se cruzó en su camino Carlos Casasempere, que le reservó un décimo del 22654 sin que ella se lo pidiese Algo así como el cuento emocionante de aquel anuncio, pero en San Clodio.
El guion de esta historia real arranca con una broma en los días previos al sorteo de la Lotería de Navidad. Luisa es clienta habitual del bar Central y tiene una estrecha relación con la familia de cristina Casasempere, la copropietaria del local junto con el concejal Roberto Castro. Luisa se quejó en el bar de que ni ella ni su marido Pablo tenían lotería de Navidad. Sabía que la que vendía el Central se había agotado. Como tantas otras veces que acude a echarla una mano a su hija cristina, Carlos estaba tras la barra y la oyó. «Comenteino por meterme con el, porque en realidade non me importaba ter ou non ter lotería», recordaba ayer Luisa.
Pero su amigo Carlos se quedó fastidiado y unos días antes del sorteo de Reyes apartó uno de los 65 décimos del 22654 que habían encargado para vendérselos a los clientes del. «Téñoo aquí apuntado co teu nome, pero se non o queres quedo eu con el», le dijo. A Luisa no le gusta jugar a la lotería, pero tampoco quiso hacerle un desprecio, así que le pagó los veinte euros, se llevó el billete y se dispuso a pasar olímpicamente del sorteo.
Y en eso andaba el miércoles por la mañana, cuando se puso a trabajar en la cocina de su casa y le dio por encender la tele. Esta casualmente sintonizada en La 1, y el sorteo estaba terminando. Solo le dio tiempo a reparar en que el gordo terminaba en 4, como su único décimo, así que le pidió a su hijo César que mirase en Internet cuál era el número premiado. «¿Tocounos a lotería?», le preguntó el chaval con sorna antes de mirar en el ordenador y cantarle el número completo imitando el soniquete de los niños de San Ildefonso. Después llegaron los gritos.

Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com