martes, 28 de octubre de 2014

Las castañas continuan siendo noticia; su buen precio estimula la recolección y se convierte en “salvavidas” de algunas zonas. En otros casos se denuncia la “apropiación indebida”…

La castaña, un salvavidas para recuperar O Courel

En Galicia hay 69.000 hectáreas de plantaciones de castaños y el 49% de esa cifra está en la provincia de Lugo, según los datos del cuarto inventario forestal de la Xunta de Galicia. La montaña de O Courel en sentido amplio (que también toca algún terreno de Quiroga, O Incio y Brollón) es en la actualidad uno de los territorios que más castaños concentra, que más castaña puede producir pero en el que menos fruto se recoge y comercializa de toda la provincia. No hay estudios exclusivos centrados en la montaña courelesa, pero sí estimaciones. Se calcula que en O Courel hay unas 2.500 hectáreas de castañares pero que sólo se coge un 30% de toda la castaña que se produce por la despoblación y el alto nivel de abandono de las aldeas.26/10/2014 - Ana Rodil / El Progreso (O Courel).

Es una invitación de otoño: caminar entre fragas pobladas de robles y castaños para encontrarse regalos como éste: las castañas. Durante siglos,  estos frutos paliaron el hambre en el rural gallego. Crudas, secas, asadas o en harina eran alimento de pobres. Hoy están valoradas casi como joyas. Parecen todas iguales, pero no lo son. Sólo los productores más avezados consiguen distinguir hasta las variedades que crecen en Galicia. Al tentador precio de un euro y sesenta céntimos por kilo en esta temporada, las sabrosas castañas se han convertido además en objetivo de los amigos de los ajeno, pero es difícil poner puertas a un bosque que ha crecido sin cuidados. Pero la realidad de los "soutos" está cambiando. Las fragas agrestes están cediendo el terreno a las explotaciones ordenadas donde los castaños se miman y la rentabilidad está garantizada. En Galicia, principal productora nacional de este fruto, existen cerca de 70.000 hectáreas de castaños, una riqueza paisajística que se revela también como alternativa económica en el rural.




La cosecha de castaña se presenta con mucha cantidad y baja calidad (Orense) www.laregion.es 

En la provincia oscilará en torno a las 8.000 toneladas y las altas temperaturas de los últimos meses afectaron al producto

 Una temporada que está marcada por los robos en las zonas productoras.
“Hay mucha cantidad, pero la calidad es baja. El calor hizo que le entrara el gusano". Así valora Jesús Quintá García, presidente del Consello Regulador da Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Castaña de Galicia, la evolución de la cosecha en la Comunidad, que se encuentra en pleno apogeo en estas fechas. Quintás resalta el hecho de que "se recoge mucha más castaña, la producción va a más y en esto tiene un peso determinante la crisis, que hace que muchas personas vuelvan la vista hacia los 'soutos' que tenían prácticamente abandonados".
Los precios del producto están en nos niveles "altos. El kilo oscila entre un euro y 1,70, dependiendo de la calidad" y este año se esperan recoger en torno a 15.000 toneladas en Galicia, un 60% de ellas en la provincia de Ourense, que equivaldría a unas 8.000 toneladas.
Esta Indicación Xeográfica Protexida nació en 2009 y desde el primer momento se marcó el objetivo de profesionalizar el sector, reestructurar y reordenar las plantaciones, dejando en torno al árbol un marco libre de 10 por 10 metros, para poder mecanizar la explotación e fomentar las variedades económicamente más rentables.
Hasta 81 variedades
"En los 'soutos' gallegos se pueden encontrar hasta 81 variedades distintas en los 'soutos' y se mezclan poductos de gran valor con otros de mucho menor interés comercial, lo que devalúa la rentabilidad final", afirma Jesús Quintás, quien señala que en estos momentos se trabaja con la vista puesta únicamente en ocho variedades y a partir de ellas se intenta potenciar el sector, para lo que, "por primera vez contamos con subvenciones de la Xunta exclusivamente para el castaño", señala Quintá.
El envejecimiento de la población también constituye un lastre para el sector. "Es el gran problema -dice Quintás-; los 'soutos' se van quedando desatendidos y acaban en el abandono, cuando es una producción muy rentable. Si se hace una plantación moderna, con variedades de valor alto y mecanizada, es muy rentable. La castaña es el producto agrícola que más valor tiene, incluso más que el vino", asegura el presidente del Consejo Regulador, quien concluye señalando con rotundidad que "ningún producto agrícola alcanza su precio y se vende todo, porque hay mucha más demanda que producción".
Son muy escasas las familias que pueden vivir de la castaña, pero Quintá calcula que alrededor de unas diez mil personas logran cada año una importante ayuda con este producto, ya que pueden alcanzar unos ingresos extra al año que oscilan entre 4.000 y 6.000 euros".

Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com