martes, 3 de enero de 2012

El abad de Torbeo, Don Diego de Losada y Quiroga ( año 1649), reclama su condición de “hidalgo” para eludir el pago de impuestos comunes que le reclama el comendador de Quiroga, Don Alvaro de Ulloa...

...Y una vez que obtiene de la Audiencia la sentencia favorable, reclama su ejecución. El manuscrito original de esta “Ejecutoria” se conserva  en los archivos del Ministerio de Cultura. “Ejecutoria del pleito litigado por Diego de Losada y Quiroga, abad de Torbeo (Lugo), con Álvaro de Ulloa, caballero de la orden de San Juan, comendador de Quiroga”, en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, al que se puede acceder desde el portal de los archivos del Ministerio de Cultura en el enlace:  http://pares.mcu.es/ donde estan las  imágenes de los 16 folios manuscritos  de dicho documento, la primera de ellas reproducida a continuación.  La lectura resulta difícil y es tarea que necesita de tiempo y paciencia.  En el mismo archivo hay otros documentos de pleitos y ejecutorias (1) de personajes de Torbeo o vinculados a nuestro pueblo que ire publicando aquí.
En el mismo archivo de la Real Chancillería de Valladolid (1) encontramos nota de estos otros pleitos (1) de familiares del abad  Diego de Losada y Quiroga:



Como curiosidad diremos que otro   Diego de Losada y Quiroga, capitan gallego, fue el fundador   en 1567  de  la ciudad de “Santiago de León de Caracas”. 

(1) Los expedientes de hidalguía que se conservan en las Chancillerías de Granada y Valladolid eran pleitos en los que una persona quería demostrar su hidalguía u origen noble para no ser un "pechero", término que equivalía a pueblo llano, y así evitar pagar los impuestos comunes y someterse a una servidumbre que las leyes evitaban si uno era hidalgo (“hijo de algo”). Cuando una persona se trasladaba de una localidad a otra quería, como es lógico, que le fuera reconocida su categoría de hijodalgo. El estado noble se negaba a recibir como hidalgo al nuevo vecino y se lo inscribía en el padrón como pechero. Por este motivo se veía en la obligación de entablar un pleito, en la Chancillería o Audiencia correspondiente, para demostrar su hidalguía. En caso de que la sentencia se dictara a su favor, pedían una Ejecutoria del pleito para presentarla en el ayuntamiento en el que residía. Esto es lo que se conoce como Ejecutoria de Hidalguía.
En Valladolid se conservan los pleitos de la mitad norte de la Corona de Castilla, desde el río Tajo hacia el norte, y en Granada los que se ocasionaban en la mitad sur, río Tajo hacia el sur. La Real Chancillería de Valladolid funcionó durante buena parte de la Edad Media y durante toda la Edad Moderna ( 1371 /1834) como el más alto tribunal de justicia de la Corona de Castilla para los territorios situados al norte del río Tajo. La Real Chancillería contó, entre otros, con la Sala de Hijosdalgo, integrada por los Alcaldes de Hijosdalgo y los Notarios del Reino. En ella se ven los pleitos de hidalguía, además de otros asuntos, como los pleitos de alcabalas. El interés genealógico de los pleitos de hidalguía, radica en que contienen partidas de bautismo y matrimonio, de varias generaciones.
Siglas utilizadas: N. nacido - P.N. Pruebas de nobleza - I.J. Inicia el juicio - R.P. Real provisión - C. casado - H. hijos

Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com