sábado, 19 de febrero de 2011

Nos dejo Domingo Núñez Arias “MINGAS”.-

Mingas  fue un personaje “singular”, especial y al que por una u otra razón casi todo el que visitaba Torbeo conoció. Amigo de mayores y jóvenes,  con los que gustaba compartir horas  de charla o de fiesta en las cantinas, tenía ochenta y ocho años cuando falleció en enero. Era de una numerosa familia; su padre, José Cándido, al que se conocía también como “Terratras” tuvo primero tres  hijos:  Manuel, José María y Mingas y al enviudar se caso con la señora Placida (hermana de la fallecida) y tuvieron a Carmen, Clemente, el padre de Roberto, Leandro, Agustín, que vive en Outeiro y Victoria y Benjamín que murieron jóvenes. Leandro y Mingas fueron los que pasaron la mayor  parte de su vida en la casa de Torbeo.  El periodo más largo que estuvo  fuera del pueblo fue cuando hizo el servicio militar en Cataluña –en los cuarenta- y las temporadas  que, junto a otros  muchos vecinos, trabajo en las obras de los  saltos del Sil.  Pasaron   muchas horas   en la “muxega” donde tenían  concheiros, cultivaban hortalizas y cuidaban un  rebaño de ovejas. Él y  Leandro fueron también “cerralleiros” y hojalateros y ejerciendo estos oficios tengo yo los primeros recuerdos de Mingas en la casa de mi abuela Ángela, en la Ventosa, donde también comía casi siempre que iba a nuestra aldea. Al igual que algún otro componente de la familia, Leandro y Mingas tuvieron especiales condiciones para la música, el baile o la canción; a Victoria  en el “quince de agosto” las mozas y mozos le hacían corro para oírla cantar y de las dotes de Leandro para la música ya no es necesario hablar.  Mingas tuvo  el aprecio de  los vecinos de Torbeo y de los que vivimos fuera; siempre nos recibió de manera afectuosa cuando volvíamos. Toño –Palletas- y yo fuimos a verle cuando ya estaba en Monforte y en la recepción de la residencia, una monjita que no tenía más de metro y medio de estatura, cuando le dijimos que queríamos ver a “un señor de Torbeo que se llama Domingo Núñez” nos pregunto ¡Ah!  ese señor bajito? … Si, ese era Mingas. Otros muchos vecinos fueron a visitarle y en varias ocasiones volvió él a Torbeo  que había dejado para ingresar en la residencia de ancianos de Monforte, cuando ya sus condiciones de vida no eran las idóneas.
        Como siempre que recurro a él, Roberto Núñez  su sobrino, atendió pronto mi solicitud y me  envío las fotografías que  ilustran este pequeño recuerdo y homenaje a nuestro amigo MINGAS…Que descanse en paz.
   Con Clemente y Aurora, la señora de Roberto, en una de las visitas que le hacian.
Uno de sus paseos, desde la residencia, era para llevarle pan a las ocas.
Con su hermano Clemente

Sus hermanos Clemente y Agustin con Roberto (hijo de Clemente)

Si quieres ver lo publicado hasta hoy organizado por temas:

Por fecha de publicación

para enviar comentarios sobre esta web: torbeo@gmail.com